IMG_1520

“Viaje al lugar mágico de la tierra” La mítica isla de Ávalon 1ª Parte

GLASTOMBURY –MONTE TOR-

 

Llevaba un año que la tierra me llamaba, la primera vez que lo sentí a mi madre le detectaron una leucemia, así que guardé la llamada en un cajón.

Al verano siguiente, era tan fuerte la necesidad de ir que decidí hacerlo, y mi marido y mi hija me acompañaron.

Una mañana de Agosto  llegamos a Bristol, alquilamos un coche, las sensaciones  eran invasivas, el paisaje intensamente verde, la lateralidad cambiada, las rotondas al revés…¡Dios mío!  Nuestro espacio empezó a girar, de distinta forma y por fin llegamos a Glastombury.

Un hotel curioso, muy inglés, con ventanas que daban a una de las céntricas calles peatonales.IMG_1215

Lo llevaba todo preparado, dónde tenía que ir para hacer una toma de tierra, donde una toma de aire y de fuego en fin.

Lo cierto es que lanzarnos a pasear por el pueblo, desbordó todas nuestras expectativas. IMG_1312Una calle, llena de tiendas y rincones mágicos, desde minerales  originales de la zona, hasta tiendas de elfos, o enseres de bruja…en medio de la calle una iglesia católica, donde antes de entrar tienes el laberinto de la vida, confeccionado en piedras, enmedio de un campo de césped  que puedes recorrer para aligerar tu camino y cuando acaba el oficio te invitan a té.IMG_1250

Una calle que asciende y te conduce al monte Tor, donde finaliza la línea ley de la tierra, esto es como un gran meridiano del planeta. Este monte, no es aparentemente muy alto, y está coronado por la torre de San Miguel, pero dicen que si no estás preparado energéticamente no lo puedes subir. Nosotros si lo estábamos por lo visto, y los ingleses que son muy prácticos, tienen un camino de cemento justo por la cresta de la montaña, lugar por donde  se sube y se baja. Conforme vas subiendo, (que no está exento de jadeos), vas observando todo el pueblo, los campos, en un paisaje de infinita variedad de verdes y el corazón se abre sin remedio.IMG_1238

Cuando llegamos arriba, nos dimos cuenta de que la torre es hueca, y mientras los tres disfrutábamos de aquellas extrañas sensaciones, un hombre de mediana edad se sentó en medio de la torre, apoyándose en una pared y empezó a meditar  con sonido. Éste, empezó a cobrar fuerza y cada vez se hizo más intenso, reverberando en las paredes y resbalando por ellas hasta llegar a la planta de nuestros pies, recorriendo  nuestro cuerpo como si de otra torre se tratara, vaciando limpiando, recolocando, en una sensación de vacío, de regeneración, de vértigo, mientras miraba el paisaje  ya vacío de contenido y atemporal.IMG_1518

Entonces entendí, el por qué dicen que el monte Tor con su torre es la entrada hacia otro plano….

IMG_1506IMG_1523

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *