OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Puertas…

OLYMPUS DIGITAL CAMERANos pasamos media vida, pensando que somos nosotros quienes la buscamos, para descubrir al final, que es ella, la que nos encuentra a nosotros.

Alejandro, después de mucha actividad a su alrededor, disfrutada, fomentada y también ¿por qué no? Padecida, la vida le ofrece un receso, un regalo en forma de tiempo y soledad.

El tiempo para uno mismo cuando llega súbitamente sin esperarlo, es una sorpresa agri-dulce que nos conduce a realizar reflexiones, cuestionarnos temas que parecían alejados de nuestra realidad, pero así sucede,…y en esto andaba cuando vagando por un hermoso paisaje de la Costa Brava, se topó con una explanada llena de enseres diversos, y aquella mañana soleada de OLYMPUS DIGITAL CAMERAinvierno decidió entrar y curiosear.

Una mesa hermosa de madera noble llena de carcoma, una reja recia de hierro que un día protegió una ventana, herramientas llenas de herrumbre y entre los restos del naufragio le llama la atención una puerta.

¡Una puerta! De madera, sucia, con agujeros, …una puerta que un día protegió la intimidad de alguien.

Una puerta que nos invita a cruzar su umbral, o no, pero que nos pone a prueba.

Una puerta que delimita un espacio, un tiempo que ya ha finalizado y con sutileza nos ofrece otro donde crecer, crear, cambiar nuestra visión del mundo y quizá de nosotros mismos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAY así, otra puerta, y otra más, con mirilla, sin ella, con una ventana pequeña, partida en dos mitades, entera,:

“Hmmmmm no sé si me caben en el coche, lo `pruebo si si gracias.”

Y así  empieza un proceso de observación y escucha, una de un color rojo, otra azul mediterráneo, tapar agujeros, tratar la carcoma y lentamente restaura la puerta y a la vez, casi sin darse cuenta restaura su alma, llenándose de paz y plenitud ante el acto más antiguo del hombre, trabajar con sus manos, renacer a través de aquellos objetos nobles que crea, restaura, imagina y  amasa en un proceso de descubrimiento sin límite, donde la vida te atrapa y te muestra su generosidad infinita, en un proceso de destapar todo aquello que nos hemos empeñado en ocultar a nuestros ojos.

Os dejo aquí unas  fotos de sus puertas, algunas son para su casa, porque eso le han dicho, pero creo que otras son para la tuya, o quizá la mía… ¡Ya veremos!

 

Si tienes interés en alguna de ellas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

maite@maitecorroto.com

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAIMG-20150409-WA0005

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *