IMG_2027

OPERACIÓN BIKINI ¡Imposible!

-Siempre vemos la alimentación desde la misma perspectiva, hoy quiero darte otra visión…como dice Montse Bradford:

“…nos sentimos seducidos por los alimentos a nivel sensorial (colores, sabores texturas);a nivel emocional (hábitos familiares, lugar donde nos encontramos…)  a nivel de supervivencia; o con un poco de suerte a nivel intelectual , atentos a los grupos de alimentos necesarios(vitaminas, proteínas, carbohidratos…) en nuestra alimentación”.

Ignoramos el efecto de los alimentos en nuestro cuerpo,  e  ignoramos que cada alimento tiene su propia vibración y que por tanto repercute en nuestro campo de energía, aceptamos que las infusiones nos ayudan y negamos el  efecto de la alimentación en todo aquello que significa una persona.

Nuestra sociedad está llena de contradicciones, que el individuo debe de aprender a reconocer para ser coherente con sus propias visiones, que todo esté en armonía, aquello que pienso con aquello que hago y con aquello que digo.

Esto que describo no es más que tener en cuenta a nuestro cuerpo físico, denso y palpable, pero también existe nuestro cuerpo emocional, que vibra mucho más rápido que el físico, que no podemos tocar, pero desde luego sí que sentimos, y en períodos especiales de la vida nos puede llevar de cabeza, por su desconcierto altibajos etc. Y ya por último nos quedaría el cuerpo mental, con una vibración súper rápida, capaz de generar  miles de pensamientos, y de crear un montón de imágenes.

Sería bueno para nosotros, tener en cuenta lo descrito y poder aprender como el alimento puede influir en esta maravillosa relación que se establece entre todas nuestras partes.

En muchas ocasiones, no se trata de hacer un régimen si no de detectar ¿CUAL  ES NUESTRA RELACIÓN CON LA COMIDA?  ¿POR QUÉ? Esto es mucho más sólido que andar cambiando de régimen cada temporada de primavera, un efecto de subida y bajada de peso que solo nos conduce a la frustración, a una búsqueda constante de pérdida de peso, que en nos desgasta y nos llena de altibajos emocionales imposibles de sobrellevar con dignidad.

El saber cómo nos relacionamos con los alimentos, nos puede llevar a descubrir las emociones que tenemos encerradas desde hace años, o las actitudes que acarreamos a lo largo de nuestra existencia, por qué no nos podemos concentrar…no nos queremos lo suficiente quizá…

IMG_1991Hay algunas preguntas que te pueden ayudar a descifrar la base de tus hábitos.

-¿Eres muy activo?

-¿Eres friolero/a o calurosa/o?

-Cuando estás triste, comes dulce?

-Cuando estás alegre,¿ comes también?

-Exceso de peso¿? Falta de peso¿?

-¿Ansiedad? Comemos demasiado salado, se puede ingerir el dulce con alimentos naturales…

Para poder cambiar tu relación con el alimento, y tu forma de comer, es necesario que tengas valor para poder responder distintas preguntas con honestidad, humildad, coraje y constancia.

Lo que te propongo es un paso previo a un gran cambio, cambio que jamás te arrepentirás de haberlo realizado.

 

Si deseas realizar alguna consulta respecto a lo  expuesto, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través del e-mail, estaré encantada de ayudarte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *